Reseña: “El viejo y el mar” de Ernest Hemingway

Esta será la primer reseña oficial que escriba en mi vida, y aunque sean altas horas de la noche, y no haya transcurrido mucho tiempo desde la finalización de la lectura, no voy a justificar la calidad de mi texto, sino en la experiencia.

El viejo y el mar ha sido un libro que ha estado en mi librero desde que tengo memoria, y que por su extensión traté de leer en varias ocasiones. La primera, y más fallida vez, cuando era un niño. Y la segunda, cuando iba en secundaria e invertía todo mi tiempo literario en Jane Austen y Louise May Alcott.

Jamás continué la lectura porque yo no me considero un gran admirador de las aventuras en el océano. Poco sé de barcos, y mucho menos de pesca, por lo que tenía que recurrir constantemente a diccionarios, y a imágenes que representaban las diferentes partes de un pesquero.

Proa, popa, casco, escotilla, cubierta, bordo, me atrevería a decir que no conocía (más que de oído) ninguna de aquellas palabras. Esta lectura, junto a La vuelta al mundo en 80 días, de Julio Verne, son grandes introducciones a la formación de una cultura marítima, o al menos que me hayan funcionado a mí.

El comienzo de la obra es mi parte favorita, describe a los personajes en escenarios breves y te pone en los zapatos del viejo pescador. Inmediatamente sientes la misma nostalgia que el viejo sobre sus capacidades pesqueras.

La historia te hace reflexionar sobre las decisiones que tomas para superarte todos los días: “¿He decidido esto por mi propia cuenta?”. Te cuestiona sobre el rumbo que sigues en tu vida, y en lo feliz que eres llevándolo a cabo todos los días. A todo esto va sumado el tiempo y la edad, te hace reflexionar sobre la demora, sobre esperar, sobre la vejez y la nostalgia.

“¿Las personas saladas pueden ser felices?”, porque en una obra sobre pesca es inevitable formular esta pregunta. El autor analiza la ligera línea que hay entre la fortuna y la suerte.

El desarrollo de la historia puede llegar a ser tedioso, pero conforme vas adentrándote en la trama te alegras hasta por los más pequeños eventos. Es como salir a pescar: puede ser aburrido, pero un ligero roce en los dedos logra hacerte saltar de la emoción. Voluntad, esfuerzo, valentía, paciencia y superación personal son la parte más importante de la narración, y el sentido de la obra misma.

Concluyo con que El viejo y el mar es una lectura muy conmovedora, y tan corta como para leer en una noche de insomnio. Seguramente te dejará pensando por horas o incluso días. Su mensaje es claro y no podrás evitar querer aplicar la lección en tu vida. Es un libro altamente recomendado.

¿Qué les parecería hacer un reto literario de minireseñas sobre nuestras lecturas del 2017? Sería una excelente manera de motivarnos a leer, a escribir y a reflexionar más profundamente los textos de ahora en adelante.

Anuncios

9 Comments

  1. ¡Muy buena reseña! Me encantó la comparación de donse sale el título, aunque no tengo una gran experiencia con el tema de la pesca… Y también me sumo al reto. Ahora estoy leyendo “La peste”, de Albert Camus. Cuando la termine, intentaré publicar una reseña bajo la consigna de este reto. Gracias por compartir 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Me ha encantado tu reseña! Das muchas ganas de leerlo, y por lo que escribes, siento que lo podría hacer en un momento donde necesite algo de paz, donde esté esperando algo (o a alguien (!)). Una reseña que irónicamente navega por toda la obra y no te hace esperar algo que no es de este clásico, es un “no te voy a engañar, no es lo que crees pero es otra cosa”.

    Me animo, además, a hacer el reto, Heilner 🙂

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s